¿Qué variedades de aceite de oliva existen?

¿Qué variedades de aceite de oliva existen?

El aceite de oliva virgen extra es el jugo de la aceituna, extraído exclusivamente de un fruto fresco mediante métodos mecánicos. Se trata de un producto totalmente natural que proviene directamente del fruto del olivo. Este aceite ha sido producido y consumido en la cuenca mediterránea durante milenios, pero su reconocimiento a nivel mundial ha aumentado significativamente en las últimas décadas. En la actualidad, destaca como uno de los aceites comestibles más valorados, gracias a su calidad gastronómica y su aporte nutricional. Pero quizá te preguntarás: ¿Qué variedades de aceite de oliva existen? Aquí te lo contamos

¿Qué variedades de aceite de oliva existen?

Debido a su elevado contenido de ácidos grasos monoinsaturados, vitamina E, antioxidantes naturales y otros nutrientes, la comunidad médica considera al AOVE uno de los aceites más saludables. Su excepcional aroma y sabor, junto con su notoria estabilidad y versatilidad, le han ganado la admiración de consumidores y expertos culinarios de todo el mundo.

Aunque la aceituna ahora se cultiva en diversas regiones del planeta, su conexión sigue siendo fuerte con la cuenca mediterránea, siendo España el líder mundial en producción y exportación. Los aceites de oliva españoles se disfrutan en más de cien países alrededor del mundo. En los últimos años, la introducción de importantes variedades foráneas en España ha ampliado aún más la diversidad de sabores y aromas de los aceites españoles, que ya eran extraordinariamente variados.

La Cata de aceites de Oliva

La cata de aceites de oliva virgen extra es una práctica con raíces milenarias, donde la habilidad para distinguir y describir diferentes cualidades de los aceites ha tenido importancia económica. Actualmente, el Consejo Oleícola Internacional (COI) establece un método oficial de valoración y análisis organoléptico para estos aceites.

A través de un panel de catadores, se evalúan científica y estadísticamente los atributos sensoriales, clasificando los aceites como “virgen extra”, “virgen” o “lampante”. La cata no solo es un disfrute, sino que proporciona a los consumidores conocimientos para elegir entre la diversidad de estilos y calidades en el mercado. El frutado es el atributo fundamental, evocando el olor de las aceitunas, mientras que el dulzor, amargor y picor son sensaciones en la boca. La ausencia de defectos determina la máxima calidad normativa, representada por la armonía de estos atributos en los mejores aceites de oliva virgen extra.

👉 Puedes conocer más acerca de por qué el aceite de oliva es mejor

Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite de Oliva Virgen Extra de 5 litros

159,00 

Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite de Oliva Virgen Extra de 2 litros

171,20 

Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite de Oliva Virgen Extra de 1 Litro

160,50 

Variedades de Aceites de Oliva

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) desempeña un papel fundamental en la mejora del sabor y la textura de los alimentos, aportándoles ligereza y digestibilidad.

La extraordinaria diversidad de aromas y sabores presentes en los aceites de oliva virgen extra de calidad es notable, desde opciones suaves y dulces hasta aquellas con más cuerpo, acompañadas de notas de amargor y picor de diversas intensidades. La elección del AOVE más adecuado para cada plato se convierte en una actividad novedosa y fascinante para aquellos paladares curiosos.

De esta manera, podríamos categorizar los aceites de oliva virgen extra en tres tipos: Dulces, Medios e Intensos. Esta clasificación se basa en criterios organolépticos simples, accesibles para cualquier aficionado o consumidor interesado, y es aplicable a todos los aceites, independientemente de la variedad de aceituna utilizada.

Aceites Dulces

Estos son los más suaves y delicados, con un olor que evoca aceitunas, frutas maduras o frutos secos. En boca, son principalmente dulces, con una leve o casi imperceptible sensación de amargor y generalmente un toque picante.

Es importante diferenciar estos aceites dulces de aquellos planos o apagados, que han perdido sus atributos con el tiempo y son más adecuados para cocinar o freír.

Aceites Intensos

En el extremo opuesto se encuentran los aceites con más cuerpo y carácter. Su olor intenso evoca aceitunas verdes, con frecuentes notas de hierba recién cortada, hojas, tomate, otros vegetales o hierbas aromáticas. En boca, pueden ser algo dulces al principio, seguidos de sensaciones bien definidas de amargor y picor, a veces con un toque astringente, especialmente al inicio de la temporada.

Aceites Medios

Situados entre ambos extremos, esta categoría es la más amplia y diversa. Su olor, de intensidad variable, puede recordar a aceitunas entre verdes y maduras, con notas de frutas como manzana, pera, plátano o aguacate, así como toques vegetales, florales y de otros elementos. En boca, ofrecen dulzura al inicio, seguida de un amargor ligero o medio y una sensación de picor con diversas intensidades.

En cada caso, factores como el grado de madurez de los frutos, el método de extracción, las variedades utilizadas o las características de la zona de producción determinarán en qué categoría se clasifica un aceite específico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *