Un estudio de Harvard reafirma los múltiples beneficios del aceite de oliva para la salud

Estudios confirman los beneficios del Aceite de Oliva para la salud

Este lípido es uno de los componentes fundamentales de la dieta mediterránea, promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por sus beneficios en el campo de la salud. El aceite de oliva se utiliza para condimentar ensaladas, pastas, papas, pescados, entre otros alimentos. Un estudio publicado en la Revista del Colegio Americano de Cardiología (JACC) reveló que su consumo está asociado con un menor riesgo de fallecimientos por diversas causas, demostrando beneficios del aceite de oliva para la salud.

Un estudio de Harvard reafirma los múltiples beneficios del aceite de oliva para la salud

La investigadora principal del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard y líder del estudio, Marta Guasch-Ferré, comentó: “Nuestros resultados respaldan las actuales recomendaciones dietéticas para aumentar el consumo de aceite de oliva y otros aceites vegetales insaturados”. Ella también sugiere que los médicos deberían orientar a los pacientes a reemplazar ciertas grasas, como la margarina y la manteca, por aceite de oliva para mejorar su salud. Este estudio ayuda a establecer recomendaciones más precisas y fáciles de entender para los pacientes, posiblemente facilitando su implementación en sus dietas.

El estudio

Este estudio examinó la nutrición de casi 92 mil participantes, tanto hombres como mujeres, a lo largo de 28 años en Estados Unidos. La dieta se evaluó mediante cuestionarios realizados cada cuatro años, incluyendo consumo de aceite de oliva y otros aceites. Se encontró que el consumo de aceite de oliva aumentó de 1,6 a 4 gramos diarios entre 1990 y 2010. La frecuencia de consumo de aceite de oliva se dividió en tres categorías: poco , moderada y alta.

¿Cual es la medida de aceite de oliva óptima para la salud?

La ingesta  de  7 gramos (equivalente a media cucharada sopera) de aceite de oliva al día ha demostrado una relación con menor probabilidad de muerte debido a enfermedades cardiovasculares, cáncer, trastornos neurológicos y enfermedades respiratorias, según los estudios realizados.

Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite de Oliva Virgen Extra de 5 litros

159,00 

Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite de Oliva Virgen Extra de 2 litros

171,20 

Aceite de Oliva Virgen Extra

Aceite de Oliva Virgen Extra de 1 Litro

160,50 

Más hallazgos

Pero eso no es todo. Los individuos que consumían más aceite de oliva tendían a ser más activos físicamente, y que tenían antecedentes del sur de Europa o del área mediterránea, eran menos propensos al tabaquismo y tenían una mayor ingesta de frutas y verduras en comparación con aquellos con un consumo menor de este aceite.

El promedio de consumo de aceite de oliva en la categoría más alta fue de alrededor de 9 gramos por día al inicio del estudio, lo que abarcaba al 5% de los participantes.

Cuando los investigadores contrastaron a aquellos que rara vez o nunca consumían aceite de oliva con los de la categoría de mayor consumo, observaron que estos últimos tenían un 19% menos de riesgo de mortalidad cardiovascular, un 17% menos de riesgo de mortalidad por cáncer, un 29% menos de riesgo de mortalidad neurodegenerativa y un 18% menos de riesgo de mortalidad respiratoria.

El estudio también reveló que sustituir el consumo diario de 10 gramos de otras grasas, como margarina, mantequilla, mayonesa y grasa láctea, por aceite de oliva se relacionaba con un riesgo de mortalidad total y específica entre un 8% y un 34% menor. Sin embargo, no se encontraron asociaciones significativas al reemplazar el aceite de oliva por otros aceites vegetales.

“Es factible que un mayor consumo de aceite de oliva indique una dieta generalmente más saludable y un estatus socioeconómico más elevado. No obstante, incluso después de ajustar por estos y otros factores socioeconómicos, nuestros resultados se mantuvieron prácticamente invariables”, explicó Guasch-Ferré.

Nuevas incógnitas

“Se requiere una mayor investigación para abordar estas interrogantes”, concluyó Susanna C. Larsson, profesora asociada de epidemiología en el Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia, en un comentario adjunto publicado en JACC. 

“Tanto el estudio actual como investigaciones previas han señalado los posibles beneficios del consumo de aceite de oliva para la salud”, añadió. “No obstante, persisten diversas incógnitas. ¿Son las asociaciones causales o simplemente coincidentes? ¿El consumo de aceite de oliva protege exclusivamente contra ciertas enfermedades cardiovasculares, como el ACV y la fibrilación auricular, o también contra otras afecciones importantes y causas de mortalidad? ¿Cuál es la cantidad óptima de aceite de oliva necesaria para obtener un efecto protector? Estas cuestiones requieren una mayor investigación”.

En resumen, el estudio respalda los beneficios del aceite de oliva virgen extra para la salud, mostrando asociaciones significativas con una reducción del riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares, cáncer y trastornos neurológicos. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para comprender completamente estas asociaciones y determinar la cantidad óptima de consumo para obtener un efecto protector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *